En el Valencia hay dos jugadores cuyas realidades muestran el contraste generado desde la llegada de Marcelino al banquillo ché. El técnico asturiano tiene claro que ha de haber muchas bajas para reestructurar el equipo y una de ellas es la de Aderllan Santos, que tiene contrato hasta 2020 y su salida no parece nada fácil.

Según apunta el diario As, se está negociando una cesión con opción de compra con el Sao Paulo por el central brasileño. Ello supondría un comienzo importante en cuanto a la lista de salidas programadas para este verano, haciendo hueco en la plantilla para el proyecto de Marcelino.

Otro caso totalmente contrario es el de Rodrigo Moreno, con el que si cuenta el nuevo entrenador y que trabaja muy duro, incluso durante sus vacaciones, con vistas a mostrar su mejor versión tras su regreso a la competición superada su fractura de tobillo que le ha marcado esta última temporada. «No se trata de llegar a tope a la pretemporada, pero sí de no empezar de cero tras la lesión, quiero volver igual que el resto. Tengo muchas ganas de empezar con Marcelino y con el resto del grupo, siento que el club cuenta conmigo», ha confesado en una entrevista al diario As, durante sus vacaciones sumidas en un planning específico en la costa alicantina.