Un ojeador del Ajax de Ámsterdam se personó el pasado el 10 de marzo en el Ciutat de Valencia para, según As, presenciar el choque que medía al Levante con el Villarreal y seguir las evoluciones de uno de los futbolistas del cuadro local, el centrocampista Rubén Rochina.

Aunque no pudo hacer nada para evitar la derrota de su equipo (0-2), los espías del conjunto holandés sí que pudieron corroborar que por su forma de entender el juego, el valenciano encajaría en sus planes de futuro.

Rochina, de 27 años, ya vivió una par de experiencias poco productiva lejos de España (en Blackburn Rovers y Rubin Kazan), pero lo cierto es que desde que regresó definitivamente a España su rendimiento ha experimentado una clara mejoría. Su actual contrato con los granotas se extiende hasta 2021 y cuenta con una cláusula de rescisión de 12 M€.