Tomada la decisión de prescindir del técnico madrileño, el Espanyol espera que tal tramite solo sea buscado por una de las partes, por lo que esperaría que tal situación a final de temporada llegue del consenso entre ambos puntos de vista y Quique Sánchez Flores también crea que lo más conveniente es abandonar el club perico cuando expire la campaña.

Esta actuación es la más perseguida desde el equipo de Barcelona, que quiere ahorrarse un buen pico del contrato del entrenador, que si está de acuerdo con abandonar el cargo y lo confirma antes de finalizar el mes de abril, se cumpliría el requisito para ejercer una cláusula liberatoria en su contrato, tal y como señala Sport. Casualmente, esta opción solo podía ser activada tras dos temporadas, antes de iniciar la tercera o cuarta al frente del club, por lo que esto ofrecería una vía para entendimiento y que la despedida del técnico no sea tan amarga.