En lo que resta de temporada, la directiva del Athletic Club deberá aclarar el futuro de los 7 jugadores de su plantilla que actualmente acaban contrato. De todos ellos, solo dos parecen tener a día de hoy opciones de renovar, el centrocampista Markel Susaeta y el delantero Aritz Aduriz. En el caso del primero, su futuro dependerá de la decisión que adopte el técnico, Gaizka Garitano, y en el del segundo, de su capacidad para superar la lesión que le ha lastrado durante gran parte del curso. Si la supera y opta por seguir en activo, el club estirará su compromiso por un curso más.

En el resto de los casos, parece claro que ninguno seguirá vinculado a la entidad. El meta Alex Remiro hace tiempo que se negó a renovar; los centrocampistas Ander Iturraspe y Mikel Rico juegan a día de hoy un papel testimonial que no invita a pensar en su continuidad, y los cedidos Xabi Etxeita (Huesca) y Sabin Merino (Leganés) no parecen tener ya hueco en futuros proyectos, pese a que el primero está haciendo méritos sobrados en el cuadro oscense.