El Athletic de Bilbao ya trabaja para seguir teniendo un equipo competitivo al igual que en las últimas temporadas. El cuadro vasco pretende blindar a una de sus joyas como es Kepa Arrizabalaga y también ahora a Iñaki Williams, delantero de 23 años que es pieza importante del equipo.

En 2016 firmó su nuevo contrato con una cláusula de rescisión de 50 M€, que obviamente ahora ha quedado obsoleta al haberse disparado los precios del mercado. El atacante de 23 años tiene contrato hasta 2021 y por ahora la cláusula más alta de la plantilla es la de Aymeric Laporte, de 65 M€, según Mundo Deportivo.