Ayer Diego Simeone no confirmaba su salida en rueda de prensa pero dejaba entrever que la situación preocupa mucho en el Atlético de Madrid. Y es que después de una primera fase de negación el cuadro rojiblanco comienza a ver cómo la continuidad de Lucas Hernández se aleja.

Esta tarde es el último partido del año en el Metropolitano, y mientras se despedirá con honores a Gabi, tenemos que el combinado colchonero sigue negociando con el francés a fin de evitar su marcha. Los madrileños quieren apurar el tiempo que les queda para impedir ese adiós.