Aunque la directiva del Sporting de Portugal desea buscar una solución negociada, el Atlético de Madrid ya ha dejado claro que tendrá que ser la FIFA quien determine si finalmente debe pagar alguna cuantía por Gelson Martins, jugador al que reclutó el pasado verano sin coste alguno.

Los lisboetas creen que el jugador rompió su contrato de forma unilateral y que, por tanto, deben recibir una compensación por su traspaso. Los rojiblancos, que en verano sí se mostraron dispuestos a pagar una determinada cantidad, no quieren hablar ahora porque, según Record, «creen que hay pruebas más que evidentes de que la rescisión unilateral de los jugadores está justificada».