Consciente de la dificultad que entraña dar el salto al primer equipo en estos tiempos de crisis deportiva, el joven Keko ha aceptado finalmente la opción de militar, hasta el final del presente curso, en las filas del CD Castellón, club que ocupa el último puesto en la tabla de Segunda División.

El atacante, de 18 años, se convirtió, el pasado curso, en el futbolista más joven en debutar con el Atlético de Madrid en partido oficial, pero esta temporada sólo ha jugado 29 minutos en el torneo liguero (ante el Racing de Santander en la segunda jornada), una estadística demasiado pobre para un jugador que necesita aclimatarse cuanto antes al exigente ritmo del fútbol profesional.