Ramires, futbolista brasileño de 32 años de edad, siempre será recordado por ser uno de los grandes protagonistas en la consecución de la Champions League por el Chelsea en el curso 2011-2012. Los seguidores del FC Barcelona aún tendrán en su cabeza la vaselina que el carioca ejecutó antes del descanso en la vuelta de semifinales en el Camp Nou. Esto, además del tanto de Fernando Torres, permitió que los hombres dirigidos por aquel entonces por Roberto Di Matteo disputaran la final en Múnich con el Bayern, donde se coronarían los londinenses en la tanda de penaltis.

Pese a ello, el brasileño se encuentra sin equipo tras haber rescindido su contrato con el Jiangsu Sunin, equipo que milita en la Liga de China. Ramires se encuentra disponible en el mercado, así que no cabe duda que varios equipos preguntarán por el talentoso centrocampista. Uno de los que ha mostrado su interés recientemente ha sido el Benfica, según publica A Bola. El pasado verano y durante el periodo invernal de traspasos cobró mucha fuerza la posibilidad del regreso del brasileño a la que había sido su casa, donde jugó 43 partidos y anotó cinco goles.