El panorama idílico para un recién ascendido que sigue luchando por hacer historia y conseguir, en su primera temporada en la élite, una plaza que le de acceso a Europa. La ilusión es máxima en Girona y desde el club quieren ir paso a paso por el objetivo, tal y como marca Pablo Machín, aunque son conscientes de la posibilidad y del paso al frente que esto representa.

Situados en 7º lugar con 43 puntos, el sueño de la Europa League es posible y para esto cuenta con un aliado imprevisible pero que esta campaña juega a su favor; el calendario. A falta de 10 jornadas para que la 17/18 concluya, los albirrojos tienen despejado el camino tras haberse enfrentado a FC Barcelona, Atlético, Sevilla, Villarreal, cuatro de los seis equipos que tienen por delante en la tabla, faltando solo el choque frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu y la visita a Montilivi del Valencia. El resto de encuentros presenta un índice mayor de victoria, no solo en su feudo (Levante, Betis, Espanyol y Eibar), sino también a domicilio (Real Sociedad, Alavés, Getafe y Las Palmas). Tomando como bandera y síntoma de positivismo la regularidad que ha mostrado el equipo, la consecución del mayor éxito deportivo de la historia del club podría albergar así una nueva página. Razones para creer no faltan.