Tras ser declarado culpable de proferir insultos racistas contra Anton Ferdinand, John Terry será sancionado por el Chelsea. Así lo ha comunicado Bruce Bucks, presidente de la entidad londinense, en declaraciones a talkSPORT, en las que afirma que al central no se le retirará de la capitanía del equipo.

«John seguirá siendo el capitán del club. Hemos tomado las acciones disciplinarias que creemos que son apropiadas para las circunstancias», indicó el mandatario. El futbolista deberá pagar una multa cuya cuantía aún se desconoce, pero mantendrá los galones de capitán del conjunto inglés.