El Chelsea es uno de esos clubes que tiene contratados a muchos jugadores. Su política es la de mantener a esos jugadores bajo su mando pero ir cediendo a los que no tengan hueco en la plantilla para que así vayan adquiriendo experiencia y sumando minutos.

Uno de ellos es Charly Musonda. El jugador de tan solo 20 años tiene contrato con el Chelsea hasta el año 2019 y el club de Londres no quiere que le coja el toro. Por eso ya se ha puesto a negociar la renovación del joven futbolista, ya que equipos como el Arsenal y el Manchester United están siguiéndole y su club no quiere que se escape, según The Evening Standard.