Quique Sánchez Flores cuenta con una fuerte competencia bajo palos. Con la llegada de Roberto Jiménez al club periquito la posición parecía cerrada, pero al equipo de Barcelona se le puso a tiro la contratación de Diego López y no dudó en hacerse con sus servicios, lo que hizo perder el puesto al anterior fichaje.

El portero madrileño quiere salir tras perder el puesto a pesar de que el entrenador del Espanyol cuenta con él para ocupar el puesto de titular en la Copa del Rey, pero el club blanquiazul ya ha rechazado las proposiciones de cesión que han llegado a sus oficinas. Roberto Jiménez desea tener más minutos y hay equipos de primera que están dispuestos a dárselos, según AS, por lo que será uno de los temas candentes durante el mes de enero.