El guardameta del Oporto está decidido a cambiar de aires en el próximo mercado invernal ante la situación insostenible que vive en el club luso tras el choque con el entrenador Sérgio Conceição. A sus 36 años, Iker Casillas planea un nuevo cambio de club que no solo no le lleve a otro equipo, sino a otro continente.

Según el diario AS, el meta habría elegido la MLS como próximo destino donde habría varias franquicias interesadas, entre las que destacaría Chicago Fire. El equipo cuenta actualmente con Bastian Schweinsteiger como estrella y su llegada sería un complemento muy llamativo para la entidad. Además, la ciudad convencería al internacional español y esto último sería un factor clave en su decisión.