Siguen concretándose movimientos en el mercado de fichajes, y en este caso tenemos que el Eibar está a un paso de sellar uno de ellos. Porque el cuadro armero ha cerrado la marcha de Jordi Calavera, que jugará en las filas del Girona.

El defensa de 24 años pondrá rumbo al equipo catalán, donde será cedido para la siguiente campaña, en la que este jugador va a defender al combinado de Montilivi. Así se pondrá punto y final a uno de los movimientos que esperaban cerrar desde la entidad de Ipurua.