Asentado como su portero titular esta temporada en el Espanyol (11 encuentros), Pau López sigue con un futuro incierto toda vez que acaba contrato en junio. El curso pasado estuvo cedido en el Tottenham, donde apenas tuvo minutos, y ahora este portero de 22 años ha visto cómo su situación ha mejorado notablemente.

Según informa ahora el diario Sport, desde la escuadra catalana se preparan para cerrar al fin su continuidad, después de que haya habido dos reuniones entre ambas partes. Esta semana debería producirse la tercera, que podría dejar un poco más despejado el camino para ese contrato.