El Espanyol está decidido a aprovechar las últimas horas del mercado para terminar de configurar su plantilla y por ese motivo podría cerrar hasta tres incorporaciones. La intención del equipo catalán es reforzar todas sus líneas y este objetivo lo conseguiría con los tres últimos fichajes.

El primero de ellos es Hedwiges Maduro, jugador del Valencia que ya sonó ayer como posible alternativa para la retaguardia e incluso la medular, dada la polivalencia del holandés. En el centro del campo, Marca destaca también el nombre de Ndri Romaric, un eterno descarte del Sevilla que sigue sin encontrar acomodo.

Por último tenemos a Walter Pandiani, que este verano terminó su vinculación con Osasuna y que ahora podría regresar al combinado de Cornellá, donde ya militó durante un año y medio antes de recalar en la capital navarra (77 encuentros, 21 goles).