Pau López fue uno de los jugadores importantes en el partido del Espanyol ante el Sevilla. Al guardameta le resta menos de un año de contrato con su club y los pericos quieren renovarle, según AS. No obstante, se trata de un tema peliagudo, ya que el joven de 22 años quiere jugar cada domingo pero tiene por delante al titular, Diego López.

El propio jugador ha dicho tras su actuación contra el Sevilla que «no he hablado con el club, no me han dicho nada, pero estoy abierto a renovar. Estoy contento». A partir de enero podrá negociar libremente con cualquier club.