Autor de un notable arranque de curso, el Espanyol confía en mantener su bloque durante el mercado invernal. Aunque es factible que algún club se interese por la situación de jugadores tan destacados como Mario Hermoso y Borja Iglesias o por futbolistas que actualmente juegan un rol secundario como Pablo Piatti, Leo Baptistao y Naldo, la directiva no estudiará su venta. Solo una oferta de esas que se califican como irrechazables podría cambiar su parecer.

Tal y como añade As, la única baja que, a día de hoy, contempla la entidad es la de Pipa, joven lateral (20 años) que aún no ha podido acumular ni un solo minuto en lo que llevamos de curso. El club tratará de cederle a un conjunto de Segundo División en el que pueda acumular experiencia.