La carrera de Keirrison (30 años), delantero brasileño, nunca ha ido bien encaminada debido a condiciones difíciles de entender. Marca informa cómo en el año 2009, el futbolista fichó por el FC Barcelona por 14 M€ después de despuntar en Brasil. No obstante, decidió marcharse para recuperar forma después de no debutar en un solo partido con la entidad blaugrana.

Se marchó cedido al Benfica, Fiorentina, Santos, Cruzeiro y Coritiba. Entre 2010 y 2014, Keirrison decidió fichar por el Arouca de Portugal, tras unas buenas temporadas, pero tampoco llegó a brillar. El último paso lo dio el pasado 14 de junio, cuando el Centro Sportivo Alagoano, recién ascendido a la Serie A de Brasil, anunció su fichaje a través de la cuenta oficial de Twitter. Una semana después, el club decide despedirlo por encontrarse fuera de forma. Una carrera deportiva totalmente estancada.