El próximo mes de diciembre, la directiva del FC Barcelona deberá decidir si hace ficha del primer equipo al joven Carles Aleña (20 años) o si, por el contrario, opta por mantenerle como jugador del filial. Para ello, la entidad tendrá muy en cuenta el papel que juegue el centrocampista en los próximos choques. Tal y como indica Sport, si el jugador adquiere protagonismo, su definitivo salto resultará inevitable.

Sea como fuere, lo que tiene absolutamente claro el conjunto culé es que el futbolista permanecerá vinculado a la entidad. El medio, que viene de superar una lesión, ya ha dado tímidas muestras de su talento (ha disputado dos partidos con el primer equipo este curso) y en el seno del club están convencidos de que, tarde o temprano, explotará definitivamente.