Desde la lesión de Samuel Umtiti, junto a la de Javier Mascherano, creció considerablemente el protagonismo del, hasta ahora, un jugador secundario y muy criticado por parte de la afición blaugrana, Thomas Vermaelen. El belga, arropado por Ernesto Valverde, ha salido airoso y con muy buena nota del periodo de suplencia del francés y se ha ganado la confianza de todos y, esta vez, le ha tocado al club devolvérsela.

Con su reciente lesión, que le mantendrá apartado de los terrenos de juego durante las próximas semanas, se especulaba con que el club podría telefonear a un nuevo central para que recalara en Can Barça, algo que desde el FC Barcelona se han encargado de desmentir y han depositado su fe para este periodo al reciente fichaje, Yerry Mina,donde fuentes internas del club aseguraban a Mundo Deportivo esta apuesta: «Para eso le fichamos ahora, si no hubiéramos tenido clara su valía, no hubiéramos pagado ahora tres millones más y hubiéramos esperado al verano». Por lo que es muy probable que tengamos la oportunidad de ver pronto al colombiano con la elástica azulgrana.