En el año 2012, los ojeadores que el FC Barcelona mantiene en Francia ya recomendaron al cuadro catalán la contratación de un por entonces jovencísimo Kylian Mbappé. Sin embargo, aunque valoró su fichaje, el combinado blaugrana decidió apostar por otros jugadores que, como ya se puede constatar, no han progresado tanto como el delantero galo.

Por entonces, del actual punta del PSG ya llamaba la atención su velocidad, capacidad de desborde y su facilidad para ver puerta. Eso sí, tal y como cuenta Mundo Deportivo, al Barça no le gustó que, al sentirse tan superior a sus rivales, el jugador se recrease más de la cuenta en muchas acciones.