Son dos jugadores que están en el mercado y deberían ser los primeros en dejar dinero este verano en las arcas del FC Barcelona. El primero es Marc Cucurella, adquirido en propiedad por el Eibar pero al que la escuadra catalana recomprará de nuevo por 4 M€, para ponerlo a la venta por 10 M€. El Borussia de M’gladbach se ha unido ahora a la puja.

El otro futbolista es André Gomes, cedido en el Everton pero en la órbita de otros clubes ingleses como el Tottenham. En su caso se espera obtener alrededor de 25 M€ con esta salida del portugués que llegó en 2016 y fue una auténtica decepción en sus dos temporadas de azulgrana.