Mientras hoy ha sido Ivan Rakitic el jugador que ha sacudido la actualidad del FC Barcelona porque su salida se antoja próxima en verano, hay otro futbolista que preocupa a la directiva azulgrana. Y es que Jordi Alba sigue sin renovar su contrato que terminará en 2020.

Cuenta este miércoles el diario Marca que la entidad catalana se toma con calma la situación, de manera que no ha habido contactos con el entorno del jugador desde hace varias semanas. Pese a que el carrilero es clave habitualmente en los esquemas culés, la renovación se resiste.