Como recoge La Verdad, el Sevilla trabajó hasta el último momento del mercado invernal en reforzar a su equipo filial, el Sevilla Atlético, aunque este intento no tuvo los frutos deseados, como así demuestran las operaciones de Daniele Verde y la ahora recientemente descubierta de Kuki Salazar.

El canterano del Málaga se encuentra cedido en el Cartagena esta temporada, donde ha contado con muchos minutos aunque sin tener un rol constante en el esquema, habiendo aportado tan solo un tanto hasta el momento. No obstante, las capacidades del jugador habrían seducido a un Sevilla que optó por entablar conversaciones con su club propietario y aquel que lo tenía en su filas en ese momento, tratando que lo dejaran marchar al conjunto de Segunda División, opción a la que los murcianos se negaron, finalizando el mercado para los sevillanos sin la deseada incorporación.