El Deportivo de la Coruña se encuentra con doce puntos como último clasificado de la Segunda División. Se estaba pensando en salir de la complicada situación que está viviendo el club reforzando posiciones de cara al mercado de invierno. Se pensaba tocar sobre todo la zona de ataque, con nombres como Quique González (Eibar) o Enric Gallego (Getafe). Sin embargo, un inesperado suceso ha trastocado los planes.

Según As, la revolución que se pretendía dando salida a jugadores para obtener beneficios y adquirir a otros por menos y así lograr una mayor rentabilidad, ha quedado obsoleta tras conocerse la salida del presidente del club, Paco Zas. El presidente ha abandonado el barco mandando paralizar antes todas las operaciones, algo que impide cerrar salidas y entradas. Tiempos malos en Coruña.