Según apunta L’Esportiu, el Girona ya tiene en mente los refuerzos que tiene que acometer en la próxima ventana de traspasos que se abre en 39 días. En este caso, las posiciones seleccionadas son las de central y carrilero. Según el diario, Pablo Machín consideraría escasos los efectivos que cuenta en esas demarcaciones puesto que el esquema de tres centrales y jugar con carrileros obliga a tener un mayor número de jugadores en esos lugares.

De esta forma, el técnico estaría conforme con la llegada de un central y, sobre todo, de un carrilero, principal posición que consideran los albirrojos que hay que cubrir. En cuanto a salidas, Marlos Moreno y Farid Boulaya podrían dejar la ciudad catalana ante la ausencia de minutos.