La directiva del Girona se ha marcado como absoluta prioridad la renovación del arquero marroquí Bono (27 años). El futbolista acaba contrato el próximo 30 de junio y la entidad catalana desea renovarle cuanto antes para evitar que a partir del 1 de enero sea libre para negociar con cualquier otro club.

Según cuenta As, el acuerdo es factible, ya que pese a tener un buen cartel, el meta cree que el rojiblanco es el cuadro idóneo para consolidarse en la élite y seguir acumulando minutos. Desde que aterrizó en Montilivi, el norteafricano acumula un total de 60 partidos oficiales, cifra que, entre otras cosas, le ha servido para abrirse paso en la selección absoluta de su país.