Ojeadores del Hull City se desplazaron el pasado fin de semana hasta tierras portuguesas para presenciar el choque que medía al Boavista con el Sporting de Portugal y así poder seguir las evoluciones de un futbolistas del cuadro local, el extremo Renato Santos.

El jugador portugués, de 25 años, no pudo hacer nada para evitar la derrota de su equipo (0-1), pero al menos sí que logró dejar muestras de su verticalidad y capacidad de desborde, cualidades que resultaron del agrado de unos tigers que, eso sí, tendrán que superar la competencia de un club de la Bundesliga, del que aún se desconoce el nombre, para poder reclutarle.