Al Inter de Milán ya se le está acabando la paciencia con Radja Nainggolan. Llegado el pasado verano desde la Roma a cambio de nada menos que 38 M€, el centrocampista belga de 30 años ha protagonizado un buen número de capítulos de indisciplina que están afectando a la estabilidad de la escuadra lombarda este curso.

Tanto es así que, según destaca la información de La Gazzetta dello Sport el jugador (15 partidos disputados, 3 goles) dispone de seis meses para cambiar radicalmente su situación en el club y no ser traspasado el próximo verano. De cualquier modo, no se descarta su salida incluso en enero si llega una oferta interesante, por lo que habrá que estar pendientes al mercado chino.