El lateral luso ha convencido dentro del estamento neroazzurro donde, una vez que Spalletti le concedió la titularidad, este se ha encargado de no soltarla, mejorando su rendimiento semana a semana. Ante esto, el Inter de Milán no tendría ninguna duda en querer mantener en propiedad al futbolista, surgiendo así el inconveniente económico con el que tratará de lidiar.

Según La Gazzetta dello Sport, para convencerle, los italianos le presentarán una atractiva oferta económica en el que doblará su salario, queriendo cesar así cualquier oferta externa que pueda recibir el jugador, además de optar a una nueva estimación de negocio con el Valencia. De hecho, los neroazzurros quisieran tratar o bien una rebaja, o el emplazamiento de la compra con una nueva cesión con opción de compra obligada.