Debido a una sanción de la FIFA en 2015 que perjudicó al FC Barcelona, un joven japonés que frecuentaba las categorías inferiores del club, tuvo que abandonar la ciudad condal. Su nombre es Takefuso Kubo. Con sus recientemente cumplidos 18 años, podría volver al equipo catalán. Las negociaciones por parte de su agente, según informa el Diario deportivo japonés Sports Hochi, ya han comenzado.

En un principio, el entorno del centrocampista del F. C. Tokyo de la J1 League de Japón, pedía cinco años de contrato, con participación en el primer equipo, y un contrato de un millón de euros. Condiciones por las cuales, el FC Barcelona había descartado su incorporación. No obstante, las negociaciones por un Kubo ya convocado con la selección absoluta de Japón, parecen haberse retomado.