La posición de un modesto como el Leganés en la ventana de transferencias siempre es delicada. El club no se puede permitir hacer grandes apuestas económicas, por lo que debe invertir su presupuesto en cubrir todas las necesidades que implique la plantilla, lo que lleva a los pepineros a apostar por mercados de menor coste, tal y como reconoció su técnico, Mauricio Pellegrino, a diario AS: «Se nos hace muy difícil fichar gente del mercado español, por eso tenemos que apostar por el extranjero».

Ante tal conducta, al cuadro de Butarque se le presenta un problema ya que, con las incorporaciones de las jóvenes promesas Facundo García y Josua Mejías, el equipo cubre las tres plazas de extracomunitarios en plantilla. Por tanto, para reforzar la primera plantilla con nuevos jugador que ocupen tal situación, los pepineros necesitan proceder a la salida de alguno de estos en calidad de cedido.