Durante el último mercado estival, el Levante tanteó el fichaje de un viejo conocido, el centrocampista Vicente Iborra. Aunque su director deportivo, Tito, llegó a establecer conversaciones con el Leicester City, la operación retorno no llegó a buen puerto porque los foxes se negaron a vender al futbolista sin haber aún amortizado los 13 M€ gastados en su fichaje.

De cara al verano que viene, los de Orriols esperan que la situación sea diferente y propicie su regreso. A su favor juega el hecho de que el jugador no es una pieza básica en su actual equipo y la sensación de que, tal y como cuenta Súper Deporte, el de Moncada estaría encantado de poder volver a su club de origen antes de terminar su carrera deportiva (acaba de entrar en la treintena). De hecho, para facilitar la negociación, el medio no dudaría en aceptar una rebaja de su actual sueldo