El Levante ha perdido Roger, quien ha sufrido una lesión de gravedad, por lo que está buscando nuevo delantero en el mercado. En la lista está el nombre de Quique González, ariete por el cual el equipo azulgrana ya se interesó en 2016.

El problema reside en que el delantero firmó hace pocas semanas por el Osasuna, club que pagó su cláusula de rescisión de 1,5 M€ al Almería. De todos modos, y según Diario de Navarra, el Levante ha preguntado por él a los navarros, que a sabiendas de la necesidad de los levantino, podría pedir una cifra considerablemente superior a los 1,5 M€ que pagó hace semanas, si es que deciden venderlo.