Una práctica habitual en los grandes equipos ingleses suele ser ceder a algunos de sus canteranos durante una temporada a otras escuadras para que sigan completando su formación. Esto es lo que ha hecho ahora el Liverpool con David Amoo, un atacante de 20 años que se marcha en préstamo al Bury durante un mes.

Este modesto conjunto de la League One (la tercera división inglesa) será el que acoja al jugador, que espera tener minutos en este club. El curso pasado ya pasó la segunda mitad de la temporada en el Hull City y como parece que sus opciones de jugar con los reds siguen siendo nulas, buscará su oportunidad en este nuevo destino.