El pasado verano, tras sacar un notable partido a su cesión en el Wolfsburgo (36 partidos, 7 goles y 3 asistencias). el belga Divock Origi (23 años) regresó al Liverpool con la firme intención de hacerse un hueco en los planes de Jürgen Klopp. Sin embargo, las semanas han ido pasando y el futbolista se ha visto condenado al más absoluto de los olvidos (aún no ha debutado esta temporada).

Consciente de lo que ocurre, la directiva de los reds ya ha tomado la decisión de darle salida durante el próximo mercado invernal y ha fijado su libertad en, tal y como cuenta el Liverpool Echo, unos 20 millones de libras (alrededor de 22 M€). Queda por ver ahora si hay algún club dispuesto a realizar tal esfuerzo.