Hace algunos días, en el transcurso de una entrevista concedida a la BBC, Raheem Sterling dejaba claro que había rechazado la última oferta de renovación del Liverpool, y que esperaría hasta final de temporada para responder. Según las informaciones que han ido circulando, la propuesta era muy suculenta.

El joven atacante de 20 años (45 partidos, 10 goles esta campaña) sabe que cuenta con muchos pretendientes de nivel, y los reds quieren evitar como sea su fuga. Pero según informa la escuadra del Mersey, han optado por declararlo intransferible, dado que tiene contrato hasta 2017, con el objetivo de convencerlo para que renueve.