Una vez confirmado el fichaje de de Ignasi Miquel, este reforzará al parcela defensiva ante la baja prolongada de Juankar, pero también supondrá un ligero recorte de la capacidad económica del Málaga. En concreto, de 330.000 €, su cláusula de rescisión lo que, según Diario Sur, dejaría al club malacitano con tan solo 1,5 M€ para acudir al mercado en la ventana de traspasos de invierno, una cantidad excesivamente justa en el día de hoy.

El Málaga deberá reforzar la plantilla de formar ’low cost’ o realizar una venta que suponga un ingreso económico lo suficientemente bueno para el club con el que acometer un fichaje, lo que a su vez daría paso a pensar si esa venta no conllevaría otra nueva incorporación más costosa. De momento, lo único decidido en el cuadro boquerón es la necesidad de seguir oteando jugadores en la búsqueda de un centrocampista de corte defensivo, objetivo primero de la secretaría técnica.