La llegada de Koke a Málaga en verano de 2016 dejaba gran expectación y sensación de ser un absoluto acierto por parte de la dirección deportivo del cuadro andaluz. Una incorporación a coste cero que venía de realizar la mejor temporada de su carrera en el Eibar y venía a sumarse a un nuevo proyecto que atrapaba a varias piezas interesantes del mercado. No obstante, ni la campaña pasada, ni la presente, han dejado ver la mejor versión del madrileño que ya empieza a ser señalado.

Aunque José González le volvió a otorgar confianza, en los últimos partidos está se ha ido diluyendo, dejándole cada vez menos minutos que podrían tener su fin en los próximos encuentros. Según Diario Sur, este rendimiento descendente podría cobrarse su puesto, computando con otros como Kuzmanovic, Rolón, Juanpi y Borja Bastón, cuya insatisfacción dentro del club no pasa desapercibida.