La confianza de José Mourinho en Ashley Young no ha decaído ni un ápice desde que estuviera disponible tras recuperarse de su lesión. La presencia del internacional inglés ha sido una constante en su esquema, donde ha aparecido tanto de carillero en un esquema con línea de 5 en el medio o atrás (según disposición) como de 4, lo que le ha hecho ser, además, un gran comodín para el luso.

A sus 32 años, el contrato que mantiene con el Manchester United expira el próximo 30 de junio, por lo que la idea fija es ejecutar la cláusula automática de renovación que amplía su vinculación por una temporada, asegurando su presencia en las filas de los red devils. Según Mirror, el futbolista está a la espera de que esta opción se confirma, habiendo ya afirmado públicamente su deseo de continuar su carrera en el equipo de Old Trafford: «Siempre he querido estar aquí todo el tiempo que pueda. Me gustaría terminar mi carrera en el United».