El conjunto napolitano sigue oteando el frente con vistas a la próxima temporada, donde busca un extremo que aporte la verticalidad cuando no pueda contar con su destacado tridente u opte por dar descanso a alguna de las piezas del mismo. Para esto, quiere sumar talento que llegue como un relevo diferencial, que pueda incluso comprometer el puesto de los actuales actores en ataque.

De ahí que, según Corriere dello Sport, el Nápoles se habría fijado en uno de los miembros destacados del AZ Alkmaar que cuenta con su presencia como uno de los mayores motivos de peligro del ataque del club, así como de su selección, Irán, siendo ya una apuesta firme por Carlos Queiroz. Esta es la situación de Alireza Jahanbakhsh, quien apunta a abandonar Holanda antes de que expire su contrato en 2020 ante el interés de varios equipos en su persona, donde el cuadro italiano sería el último en preguntar por sus condiciones ante la buena temporada que arrastra a sus espaldas. Con 12 goles y 12 asistencias en 27 encuentros, sus números le hacen ser uno de los jugadores destacados de la competición y del equipo, cuya aportación es reivindicativa.