Durante la temporada 2015/16, Robert Fernández, secretario técnico del FC Barcelona, llegó a buscar un delantero polivalente que pudiera asociarse sin dificultades al tridente del momento: Leo Messi, Luis Suárez y Neymar Jr. De esta manera, se pensó en el jugador del Borussia Dortmund: Marco Reus (30 años).

Según Mundo Deportivo, Robert y Urbano Ortega (su ayudante), llegaron a reunirse con el futbolista con la intención de llegar a ficharle para el Barcelona. La respuesta del alemán fue clara: si no era para ser titular, no tenía ninguna intención de ir al Barça. Reus quería continuar jugando como está haciendo hasta el momento, sin estar a la sombra de nadie. Ante las dudas de los negociadores, Marco dio su «no» al FC Barcelona.