Acostumbrado a acaparar muchas informaciones por algunas acciones poco deportivas en los terrenos de juego y por polémicas fuera de ellos, Joey Barton se ha visto ahora envuelto en otro escándalo. El inglés de 34 años defiende los colores del Rangers escocés pero se arriesga a una larga suspensión.

El motivo es que según la federación escocesa ha sido acusado de haber apostado en nada menos que 44 encuentros entre el 1 de julio y el 15 de septiembre. Algo prohibido por la federación de este país. Como curiosidad apostó por una abultada derrota del Celtic en su visita al Camp Nou en Liga de Campeones.