El Girona se prepara para un agitado verano en el que previsiblemente puede perder a muchos de sus efectivos porque el descenso a Segunda División pasa siempre factura, y es lo que podría ocurrir con Yassine Bono. El portero de 28 años ha disputado 32 encuentros en la última temporada con el equipo catalán.

Ahora es noticia porque tal y como afirma Marca, tenemos que el Leganés se ha interesado por él y le ofrece acomodo para el curso que viene. Ante las razonables dudas por la continuidad de Andriy Lunin el club pepinero ha decidido lanzarse a por este arquero.