Después de negarle el transfer request el pasado verano cuando el Chelsea quiso hacerse con sus servicios, John Stones se quedó defendiendo los colores del Everton (9 partidos). Este espigado central es uno de los pilares de la escuadra que dirige Roberto Martínez, donde se ha consolidado como titular indiscutible en la defensa.

Así que desde el combinado de Goodison Park se resisten a perderlo, por eso van a jugar todas sus bazas para intentar retenerlo en sus filas. Y según relata el Daily Mirror los dirigentes del conjunto de Liverpool se han aproximado a él durante los últimos días con el objetivo de proponerle una renovación de contrato.