La sensacional campaña del Girona puede deparar un verano más que intenso para la entidad. El buen hacer de sus jugadores les ha hecho revalorizarse y convertirse en suculentas piezas dentro del mercado, con unas condiciones importantes para dar el salto a un equipo de mayor categoría que les ofrezca un proyecto más ambicioso, especialmente en lo económico. Incluso aunque el club logre una increíblemente histórica clasificación a Europa League, desde la zona de mando son conscientes de que el futuro se tiñe de una tonalidad muy incierta, con casos en la plantilla que se pondrán en jaque, como es el de Portu, con solo 12 M€ de cláusula de rescisión. «Estas cosas son inevitables y, además, nunca le vamos a cerrar la puerta a un jugador que pueda crecer», recuerda diario As en afirmaciones realizadas por la directiva albirroja.

Aunque Quique Cárcel se aseguró de que los futbolistas con mayor peso en la plantilla tuvieran contrato en vigor llegado el momento culmen, con el equipo bajo segura presencia la próxima campaña en Primera División, esto, a pesar de ser una ventaja, no impide que las propuestas lleguen, por lo que el verano podría presentar una fuga masiva que bien puede afectar a todos los puntales del estamento deportivo, con el puesto de técnico ocupado por Pablo Machín también como incógnita. Un futuro incierto que hace temer a la directiva qué armas pueden quedarles disponible para afrontar la siguiente temporada, con la posibilidad de tener que armar de nuevo lo que quede de su destacada plantilla.