Edinson Cavani continúa en la agenda del Atlético de Madrid, que se ha desplazado a París, con su CEO Miguel Ángel Gil Marín a la cabeza de la expedición, para negociar con el PSG el traspaso del charrúa. Un ariete, de los más destacados del planeta, que ha quedado relegado al banquillo con motivo de la llegada de Mauro Icardi, por lo que vería con muy buenos ojos tomar la puerta de salida tarde o temprano. De hecho, el Tottenham Hotspur, a raíz de la lesión de Harry Kane, también ha irrumpido en la carrera para incorporar a sus filas al ex del Nápoles.

Según indica RMC Sport, el vigente campeón de la Ligue 1 se mantiene en su postura de no ceder ante la presión de los colchoneros por Cavani (32 años). Su vinculación con el club del Parque de los Príncipes expira a mediados de este año, pero el cuadro liderado por Thomas Tuchel no desea desprenderse de sus servicios en enero. Asimismo, tal y como adelantó la Cadena SER, el de Salto no se encontraría aquejado por problemas físicos, sino que su ausencia de la convocatoria para medirse al AS Mónaco sería una mera decisión técnica.