Al Rayo Vallecano se le ha acabado la paciencia con Míchel. Protagonista de una nefasta racha de malos resultados que le ha llevado a meter un pie en la Segunda División, el conjunto madrileño ha decidido prescindir de los servicios del que fuera el técnico que le llevara de regreso a la máxima categoría de nuestro fútbol el pasado verano.

De este modo, el conjunto de la Avenida de la Albufera despide al entrenador con la intención de obrar un milagro en las diez jornadas que vienen por delante.